En las entrevistas de trabajo más allá de aspectos obvios que se deben cuidar, como puede ser la imagen, la puntualidad o tener cierto conocimiento sobre la empresa a la que acudimos, existen otros aspectos relacionados con la actitud que mantenemos, tanto en la entrada y la salida como durante la entrevista, que ayudan a causar una buena impresión y aumentar las posibilidades de incorporarse al puesto de trabajo que ofertan.

 

Actitud positiva

Más allá de la sonrisa y una actitud agradable, tanto al llegar como durante la entrevista, debemos mantener una actitud abierta y positiva sobre lo que nos cuente la persona que nos entrevista. También es de agradecer, por parte de los entrevistadores, esta actitud cuando contamos algo sobre nuestra experiencia o hacemos preguntas sobre el puesto de trabajo o la empresa.

Responder con confianza

Ante las preguntas que nos hagan, debemos responder con seguridad y confianza sobre lo que contamos. Dudar en las respuesta hace que los entrevistadores piensen que estamos mintiendo o intentando engañar con lo que estamos diciendo, algo que haría que descarten nuestra candidatura para el puesto. Es normal estar nervioso en las entrevistas de trabajo, pero debemos intentar hablar con seguridad y firmeza y así generar interés por parte del entrevistador.

No alargar las respuestas

A veces tenemos demasiado entusiasmo en mostrar todo lo que sabemos y toda nuestra experiencia, eso nos lleva a hacer un monólogo sin tener una escucha activa, tanto del lenguaje verbal como del no verbal de entrevistador, para saber cuándo nos estamos “yendo por las ramas”. En muchas ocasiones nos centramos en todo aquello que queremos que sepan sin dejarle hablar e incluso dando más información de la que deberíamos, siendo esto algo que puede no jugar a nuestro favor.

Debemos estar atentos a qué nos pregunta y contestar a eso contando lo que está relacionado con ello, prestando atención  a si eso le puede interesar o no al entrevistador.

Mostrar interés por el puesto

En caso de que estemos interesados en el puesto, así debemos hacérselo saber al entrevistador con preguntas y comentarios sobre este. Esto es útil no solo para causar buena impresión, sino también para hacernos una idea sobre el puesto de trabajo y así hacer más fácil la toma de decisiones sobre una posible incorporación al puesto.

Un comentario

Comparte tu experiencia